La leyenda de Sleipnir, el caballo de Odín

 




Este es un símbolo que nace de la mitología nórdica; te pondré un poco en contexto:

Existían dos familias de dioses nórdicos, por un lado estaban los Vanir y por el otro los Aesir; entre ellos existía cierta rivalidad por no decir guerra. Los Aesir vivían en Asgard que estaba protegida por una muralla; el muro quedó en ruinas luego de la batalla con los Vanir, por lo que era necesario reconstruirla o el reino quedaría desprotegido ante el ataque de los gigantes de hielo (otros enemigos de los Aesir).

Un hombre llamado Blast ofreció sus servicios para reconstruir la muralla; pero como pago pedía a la diosa Freya como esposa, la luna, y el sol. Este pago era una locura, pero la reconstrucción del muro era esencial; los dioses recurrieron al más astuto de ellos, Loki; que de seguro el dios del engaño lograría liberarlos del pago.

Loki aceptó el trabajo de Blast y se le daría el pago que quería siempre que terminase la construcción en tres inviernos; el hombre aceptó con la condición de que Svadilfari, su caballo, le ayudara en el trabajo; todo quedó acordado y la reconstrucción comenzó.

El constructor avanzaba a un paso increíble, lo que evidentemente preocupó a los Aesir; Odín le dijo a Loki que lo mataría si el hombre lograba cumplir el plazo; Loki usó su astucia para salvar su cuello una vez más.

Si Blast no tenía a su caballo fracasaría en el plazo. El dios del engaño tomó la forma de yegua y logró engañar al animal y llevarlo al bosque.

Para cuando el caballo regresó ya el constructor estaba muy retrasado y no había manera de cumplir con el plazo; el hombre ciego de ira reveló su forma real; era un gigante de roca, uno de los peores enemigos de los aesir por lo que Thor lo asesinó con su martillo.

Loki no salió tan bien librado de esto porque en su forma de yegua, producto de la distracción planificada, quedó embarazada; regresó a Asgard y dio a luz a Sleipnir, el caballo gris de ocho patas que obsequió al padre de todo.

Sleipnir fue el corcel más veloz, un caballo como ningún otro que podía viajar por cielo, tierra y mar sin que nadie pudiese superarlo. Un corcel digno de los dioses.

Sleipnir, el caballo de Odín


Desde el momento en que Loki dio a luz a Sleipnir y se lo obsequió a Odín, este se convirtió en su fiel corcel; tan fiel que lo llevó incluso a los dominios de Hela.

El hecho de que tenga ocho patas a pesar de ser poco práctico para un caballo; fue la manera en que los islandeses marcaron la superioridad entre el caballo de Odín y cualquier otro corcel. Fue la manera de separarlo totalmente de los de su especie colocándolo por encima de los demás.




Leyenda Nórdica

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cailleach-La Diosa del Invierno

La renovación del Aguila

La Tristeza y la Furia